martes, 14 de mayo de 2013

Sobre cazadores, Ortega y Gasset y Zdenek Burian...

            Decía José Ortega y Gasset, en su prólogo a la obra del Conde de Yebes “Veinte años de caza mayor” (Espasa Calpe, Madrid, 1943), que la Prehistoria, ciencia siempre en gestación, se atiene a los escasísimos datos que se poseen sobre los orígenes de la humanidad. De aquellas existencias primarias, casi no tiene más que cosas y se ve forzada a clasificar las formas de vida por las formas de objetos que manipularon o, lo que es aún más absurdo, por su diferente material: piedra, cobre, bronce, hierro. Pero claro está, que una forma de humanidad solo se puede congruentemente denominar por sus ocupaciones y, ante todo, por la ocupación central que organiza y regula las demás. Así, la verdadera significación del término “ser paleolítico” es “ser cazador”. Esto era lo esencial de su condición y no que cazase con piedras más o menos pulimentadas. Entonces, y solo entonces, vivir fue cazar. Después innumerables hombres han cazado, pero ninguno ha vuelto a ser radical, esto es, exclusivamente cazador…



Cazando al oso de las cavernas, ilustración de Zdenek Burian, 1952.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada