sábado, 10 de septiembre de 2011

Sobre Coelodonta thibetana, abuelo del rinoceronte lanudo...

          Se publica, en el ejemplar de Science correspondiente a la primera semana de septiembre, el artículo “Out of Tibet: Pliocene Woolly Rhino Suggests High-Plateau Origin of Ice Age Megaherbivores”  en el que describe como un equipo de investigadores chinos, europeos y norteamericanos ha encontrado, en un yacimiento paleontológico entre 3700 y 4500 m en el Himalaya, el cráneo completo y varias vértebras de un rinoceronte lanudo que podría ser el "abuelo" de todas las especies conocidas hasta ahora, dado que vivió hace 3,6 millones de años, en el Plioceno Medio. Por entonces, aún no había comenzado la gran Edad de Hielo del Pleistoceno (lo hizo hace 2,8 millones de años) pero el ambiente debía ser ya muy gélido en las montañas.


Recreación artística de Coleodonta thibetana, según Science.


Esto sugiere que algunos grandes herbívoros evolucionaron antes de que la nieve cubriera todo el territorio, no sólo los rinocerontes, sino también los mamuts lanudos, los perezosos gigantes o los tigres dientes de sable, especies de las que hay muchos fósiles pero de las que no se sabe de dónde vinieron y cómo se adaptaron a un entorno en el que las temperaturas eran por debajo de cero.

La especie ha sido bautizada como Coelodonta thibetana, en honor al lugar donde salió a la luz, en 2007, y desde entonces se ha estado estudiando su filogenia y su morfología. C. thibetana, de unos 1800 kg y casi 2 m de altura, no es el primer rinoceronte lanudo que se encuentra (de hecho se conocen tres especies, todas extinguidas), pero sí es con diferencia el más primitivo. Sus descubridores destacan sus peculiares adaptaciones a un entorno con nieve: utilizaba su cuerno aplanado para hurgar en la nieve y encontrar vegetación con la que alimentarse. Aún así se cree que vivieron en un momento en el que el clima era algo más cálido de lo que fue después, cuando todos los continentes del hemisferio norte fueron cubiertos por una densa capa de hielo. Además, lucían una densa capa de pelo que les ayudaba a conservar el calor del cuerpo.

Este rinoceronte casi polar se acostumbró tanto al frío que cuando llegó la Edad de Hielo, bajaron de las altas montañas a la llanura y sus poblaciones se extendieron por toda Eurasia, diversificándose en otras especies: C. nihowanensis, C. antiquitais y C. tologoihensis.

El equipo de investigación también halló fósiles (aún sin publicar) de un caballo con tres pezuñas (Hipparion), una especie conocida como 'cabra montesa azul' (Pseudois), antílopes, leopardo de las nieves, tejones y hasta 23 clases diferentes de mamíferos que hasta ahora sólo se buscaban en la tundra o las estepas.

Los investigadores sostienen que los crudos inviernos en la meseta tibetana proporcionaron el entorno adecuado para un primer paso evolutivo que llevó a la gigantesca fauna del Pleistoceno en Eurasia y Norteamérica, y que el hallazgo aclara el origen de los rinocerontes lanudos, y quizás también de otras especies gigantescas que ya no existen y pudieron surgir en el Himalaya durante el Plioceno.

Los últimos representantes de los rinocerontes lanudos se extinguieron hace unos 10.000 años, se cree que principalmente por razones climáticas aunque algunos científicos lo achacan a la llegada del Homo sapiens desde Africa, pero, al parecer, eran tan peligrosos que los humanos rara vez se atrevían a cazarlos. Hoy, su pariente más cercano es el pequeño rinoceronte peludo de Sumatra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada